martes, 15 de mayo de 2012

LA FLOR

    

     Las flores son los órganos de reproducción sexual de algunas plantas. Éstas, a diferencia de los órganos animales son temporales, es decir, aparecen en un momento puntural del ciclo vegetal llamado floración. Si la flor es fecundada se convierte en fruto, sino lo es se marchita y muere.

lunes, 14 de mayo de 2012

ORGANIGRAMA Y PARTES DE LA FLOR

     A continuación, para una mejor comprensión del tema a tratar,  se detalla un pequeño organigrama de la estructura de la flor y sus órganos reproductores, así como el proceso que siguen las plantas con flor para reproducirse.


    Si bien existen más de doscientas mil especies de flores, todas ellas tienen algunos elementos estructurales comunes que vas a ver en el siguiente vídeo, y que detallo a continuación:

video


   

PÉTALOS: Son las hojas de colores que protegen el interior de la flor. Todos ellos juntos forman la corola. En ella existen colores y olores que atraen a insectos como abejas, aves e incluso murciélagos.

SÉPALOS: Son las hojas verdes que unen la corola con el tallo. Todos los sépalos juntos forman el cáliz. El cáliz tiene forma de copa y sirve para sostener y proteger el resto de la flor.





ESTAMBRES: El conjunto de estambres constituyen el órgano sexual masculino llamado androceo de una planta con flor. Está formado por dos estructuras importantes como son la antera y el filamento:
  • Las anteras contienen el polen. Cada grano de polen contiene células, una de las  cuales forma el tubo polínico para la reproducción de la planta.

       
  • El filamento sostiene en alto la antera para facilitar la dispersión del polen.

PISTILO: Órgano sexual femenino de una planta con flor. Está formado por tres estructuras:

  • El ovario: Contiene las células sexuales femeninas llamadas óvulos.
  • El estilo: Tubo por el cual el ovario se comunica con el exterior
  • El estigma: Es una superficie con una sustancia pegajosa que fija los granos de polen que se depositan ahí.






sábado, 12 de mayo de 2012

LA POLINIZACIÓN

     Antes de que se produzca la polinización, es necesario que el polen sea transportado de una antera al estigma. Cuando el polen queda adherido al estigma se produce la fecundación, esto se llama polinización.






     El óvulo fecundado se desarrolla como un embrión envuelto por un material protector y nutritivo: la semilla.

     Mientras el óvulo se transforma en semilla, el ovario crece y se transforma en fruto.




     La polinización puede ser directa o cruzada. En la directa, el grano de polen cae sobre el estigma de la misma flor. En la polinización cruzada, el polen es transportado por el viento, insectos, aves, e incluso murciélagos.



viernes, 11 de mayo de 2012

EL FRUTO Y LA SEMILLA

     Después de la fecundación de los óvulos, y al mismo tiempo en que éstos se van transformando en semillas, los carpelos, junto con otros órganos, sufren una serie de modificaciones que conducen a la formación del fruto. Siendo posible afirmar que el fruto no es más que el ovario maduro que contiene las semillas.





     La semilla, es por tanto, la parte del fruto que contiene el embrión de una futura planta. También se conoce como semilla al grano que producen las plantas y que, al caer o ser sembrado, produce nuevas plantas de la misma especie.

     La semilla es producida mediante la maduración de un óvulo. Además del embrión de una futura planta, la semilla contiene una fuente de alimento. Dicho alimento presenta un tejido delgado conocido como endospermo, que puede tener aceite o almidón y diversas proteínas. Por otra parte, las semillas son albergadas por estructuras secas o carnosas que reciben el nombre de frutos.

     Las semillas y sus funciones tienen una gran importancia para la alimentación humana. Por eso, más allá de la acción de la naturaleza, el hombre se ha encargado de desarrollar un proceso productivo que incluye la siembra, la cosecha, el secado, la clasificación, la selección, el lavado, el tratamiento, el almacenaje y el embalaje de las semillas.

jueves, 10 de mayo de 2012

DISEMINACIÓN DE LA SEMILLA

     Una vez que las semillas han madurado, necesitan alejarse de la planta madre, porque si cayeran al lado, no dispondrían de espacio y alimento suficiente para todas.

     Como las plantas no pueden desplazarse de un sitio a otro, buscan el modo de poder dispersar sus semillas. A este acto se le llama diseminación.

     Hay plantas que se valen de medios propios para esparcir la semilla, como el pepinillo del diablo, que mediante una pequeña explosión lanza sus semillas lejos.



    


     Sin embargo, la mayoría de las plantas necesitan ayuda para dispersar sus semillas y se valen del viento, de los animales e incluso del agua.

     Las semillas deseminadas por el viento tienen que ser ligeras y con una especie de alas o plumas para facilitar el transporte.

     Algunas plantas dispersadas por los animales tienen pelos o ganchos que se adhieren al pelo o plumas de éstos al rozarlos. Pero hay otras en que sus partes son comidas por los animales, que después las sueltan o expulsan con los excrementos.

martes, 8 de mayo de 2012

LA GERMINACIÓN

     Cuando la semilla cae en un suelo con condiciones adecuadas de temperatura y humedad comienza el proceso de germinación.

     En la germinación el embrión se hincha y la cubierta de la semilla se rompe. La radícula de la planta es la primera parte del embrión que emerge de la cubierta seminal formando la raíz primaria. Al fijarse esta raíz al suelo, empieza a desarrollarse el joven vástago de la planta.

     Los cotiledones de la semilla pueden permanecer en el suelo o ser llevados al aire por el crecimiento de la nueva planta hacia arriba, generalmente permanecen en la planta durante varias semanas constituyendo el alimento de ésta en la etapa inicial, luego se marchitan y se desprenden de la planta.